Garbanzos con acelgas

Para esta receta de garbanzos con acelgas os traigo un guiso de los de toda la vida, pero en versión 2.0 y por supuesto, sin dejar de ser una receta saludable.

Esta receta de garbanzos con acelgas iba a ser totalmente diferente, pero me puse a improvisar y al final salió este guiso, que me atrevería a decir que no tiene nada que envidiar a la receta inicial.

Cuando pensamos en recetas de legumbres, a veces nos cuesta saber con qué las podemos combinar y siempre tendemos a cocinarlas igual. Con esta versión de la receta de garbanzos con acelgas he querido darle un toque diferente al caldo, que ha quedado genial. Y las especias acaban de darle ese sabor tan especial que nos encantó.

Te dejo el paso a paso para que la próxima vez que quieras un plato de garbanzos la pruebes, seguro que te encanta!

Ingredientes:

Las cantidades que utilicé son para dos personas (salieron dos platos hermosos).

  • 1 bote de garbanzos cocidos
  • 1/2 cebolla grande
  • 1 zanahoria
  • Acelgas (yo las mezclé con un poco de espinacas que me quedaban por la nevera, para que le dieran más sabor)
  • 2 dientes de ajo
  • Bebida de avena
  • Queso de untar
  • Especias: cúrcuma, pimienta, comino, pimentón picante y nuez moscada
  • 1 huevo por plato

Elaboración:

  • En una sartén con un poco de aceite, ponemos a sofreir la cebolla con los dientes de ajo picados. Añadimos también la zanahoria a taquitos pequeños y lo dejamos a fuego medio para que se vayan dorando. Si en el proceso ves que la verdura se queda un poco seca, puedes añadir un poco de agua para que continuen cocinándose sin quemarse.
  • Cuando ya estén doraditos, añadir los garbanzos y saltearlos para que cojan bien el sabor de las verduras. En este momento puedes salpimentar, aunque luego corregiremos al añadir la bebida vegetal.
  • Pasados unos minutos, añadir las acelgas y las espinacas (yo las utilicé congeladas porque no tenía frescas, pero ambas opciones valen. Si son frescas, lavar bien las hojas antes de añadirlas a la sartén).
  • Cuando las hojas estén tiernas y bien integradas con el resto de ingredientes es momento de añadir la bebida vegetal, que hará las veces de «caldo». La cantidad es un poco a ojo, que haya suficiente cantidad pero sin que llegue a cubrir todos los ingredientes.
  • También puedes añadir una cucharada de queso de untar para que quede más cremoso.
  • Mezclar bien la bebida vegetal con el queso, los garbanzos y las verduras y añadir las especias al gusto. Corregir de sal y pimienta si es necesario.
  • Esperar a que hierva y el «caldo» se haga un poco más espeso. Unos minutos antes de que esté listo, romper un huevo encima del guiso, bajar el fuego al mínimo y tapar la sartén con la tapa, para que el huevo se cueza con el calor que desprende el guiso.

Es una receta de garbanzos con acelgas súper sencilla, pero que queda genial. Una forma estupenda de añadir legumbres al menú semanal, pero de una forma diferente.

Para más recetas saludables, pincha AQUÍ y empieza a investigar nuevas combinaciones en la cocina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.